sábado, 17 de octubre de 2009

Ana María Matute - Paraíso Inhabitado

Hace un par de noches que terminé de leer la última novela de Ana María Matute, titulada Paraíso inhabitado y publicada en la editorial Destino en 2008. Aún guardo el buen sabor en el paladar y el libro sobre la mesa donde trabajo a diario.

Adriana, o Adri, es la protagonista de esta tiernísima historia, y es una niña solitaria y soñadora que en primera persona nos relata el paso de su niñez al mundo de los Gigantes (como ella los llama). La relación con Gavi, un niño rubio, también solitario, ayuda a Adri a refugiarse en las largas tardes de lectura en pareja y en el más sentido de los amores. Junto a estos dos personajes principales se encuentran varios modelos simbólicos que representan la libertad, la independencia en una época en que no se podía decir lo que se pensaba (se sitúa la historia entre la II República y la Guerra Civil, aunque esto como telón de fondo), y esos personajes son la tía Eduarda, la Tata María, Isabel y Teo, entre otros menos significativos.

El tono sobrio, sin alteraciones, que emplea Matute para narrar esta historia es sorprendente, y además la fluidez de su prosa, donde se puede apreciar cierta preocupación por la dispositio, nos envuelve en un mundo de fantasías infantiles donde es fácil reconocer algunos de los ideales que sobre el mundo adulto los lectores nos fundamos en nuestra niñez.

Una novela interesante, por no decir más. La recomiendo a todos los amantes de la prosa bien escrita. Aunque haya muchas obras que puedan superarla, os aseguro que no será un desperdicio si se lee con atención y se aprovecha la oportunidad. Porque «los unicornios nunca vuelven»…