lunes, 27 de enero de 2014

Los papeles de Marcel (XXXIX)

               Tiene el teléfono un aire siniestro
               cuando rompe el murmullo de la tarde
               con su trino imprudente.

               Sus notas eternizan el segundo
               que tarda un lector en cerrar su libro
               matando al personaje.

               Y cuando el dedo silencia su canto
               para atender a la voz electrónica
               de un buzón sin garganta,

               retumba la paciencia contra el techo
               de saber que otro instante inabarcable
               la aleja del placer.

M. Camino