miércoles, 22 de julio de 2009

Silencio

Silencio, susúrrame al oído
y háblame en la noche tormentosa.
Silencio, que sepan que has vivido,
como yo, tantas, tantas cosas,
que ahora no te acuerdas, silencio,
de cuánto eran de hermosas.
Que sepan cuántas vidas, cuánto tiempo
me acompañaste, silenciosas
compañías, y nocturnas,
y vividas y sentidas y añoradas.
Silencio, cuánto más
.............(silencio…)
hay que hacer para no ser nada.

Acompáñame en la noche, en el día,
.......en la mañana,
no abandones la compañía,
...........no digas,
.....no,
............no digas nada:
susúrrame al oído,
confidente de mis vicios,
tentador de la lujuria, del placer,
........de los delirios…

Pregonero del deseo,
compañero de viaje.
Silencio, silencio,
ayúdame a encontrarte,
apóyame en los esfuerzos
por llegar a tierra firme.
Suspiro, bostezo,
¡ruido, déjame irme!

Me recuesto, lo reintento,
pero no encuentro tu nombre.
Silencio, silencio,
sal de donde te escondes…