martes, 6 de diciembre de 2011

José Manuel Benítez Ariza - Vacaciones de invierno

José Manuel Benítez Ariza (Cádiz, 1963) es el autor de la Trilogía de la Transición, una colección de tres novelas que desarrollan la educación sentimental en los años de la transición española. Vacaciones de invierno es la primera de esas tres entregas, publicada en Paréntesis en 2009, a la que siguen las novelas Vida nueva y la reciente Ronda de Madrid.

Un desgraciado y azaroso accidente de bicicleta es el punto de partida de esta novela de aprendizaje. Vacaciones de invierno nos cuenta el periodo que vive el protagonista, un niño de once años, desde el día en que ingresa en el hospital hasta que se entera de que le van a dar el alta. Esa experiencia, que dura unas semanas, son las que el médico llama vacaciones de invierno, porque todos los niños de esa edad, a esas alturas del curso, querrían quedarse en su casa unas semanas para dedicarse a jugar. Así pues, ese tiempo sirve al protagonista para vivir una serie de aventuras que si bien son pasajeras y muchas sin especial interés, forman parte de su crecimiento: el despertar sexual al fijarse en las piernas de la enfermera Lola, gracias a la conversación que tuvo con su primo; los insultos de dos niños enfermos en la sala de juego; la recreación espacial de los dos extremos del pasillo; sus labores de espionaje tras la puerta y la observación de sus padres, un matrimonio que no parece feliz. Estas vivencias llevan el hilo de la narración hasta el último día de hospitalización del niño, en que, a pesar de la vuelta a la normalidad, saldrá al mundo con un punto de vista diferente.

Lo más interesante de la novela es el cambio de mentalidad del niño, que treinta años más tarde recuerda esa hospitalización como un episodio importante de su infancia. El lector podrá compartir con el autor esas inquietudes pueriles, así como recordar otras actividades que paralelamente harían los compañeros del colegio. Una lectura agradable en su mayor parte, aunque con algunos momentos de pesadez.

4 comentarios:

gadi dijo...

Me agradan mucho tus reseñas, cuentas lo que tienes que contar de un modo muy ameno.

Me ha gustado conocer este libro. No conocía al autor y por lo que cuentas de la novela tiene que ser una lectura al menos curiosa. Lo pongo en mi larguísima lista de lecturas pendientes.

Gracias por darnos a conocer esta obra.

Jorge Andreu dijo...

Es una lectura para pasar un fin de semana recordando la infancia, sin duda. Si te apetece leerla, estaré encantado de compartir opiniones contigo, como siempre. Lo que sí te recomiendo de José Manuel es el blog. He leído muy buenas entradas ahí.

Un abrazo.

Jorge Andreu

Jesús dijo...

Buena reseña, Jorge. No he leído nada de Benítez Ariza, aunque en casa tengo su libro de relatos "Lluvia ácida"; por tanto, cuando quiera descubrir su narrativa, acudiré a estas pequeñas historias. De todas formas, tomo nota de este título que presentas en la entrada.

¡Un abrazo!

Jorge Andreu dijo...

Gracias, Jesús. El libro de relatos que mencionas me interesó por su título. Es curioso. Pero no he leído más libros de Benítez Ariza. Sí me gusta mucho su blog, como le he dicho a Adri. Espero que si te asomas a sus relatos sean de tu agrado.

Me alegra mucho verte de nuevo por aquí. A ver si coincidimos en la cafetería de la facultad y charlamos un rato. Estoy en mi rincón de siempre.

Un abrazo

Jorge Andreu