domingo, 20 de octubre de 2013

Alejo Carpentier - El reino de este mundo (1949)

La figura del cubano Alejo Carpentier (1904-1980) es uno de los pilares sobre los que se asienta la narrativa hispanoamericana de la segunda mitad del siglo XX. Su concepto de «lo real maravilloso», la ficcionalización de la Historia por su lado más asombroso hasta casar lo inverosímil con lo verdadero, ha trascendido a la literatura contemporánea desde la publicación, en 1949, de su primera gran novela conocida: El reino de este mundo.

Escrita después de un viaje por Haití en 1943 durante el cual descubre la cotidianidad del surrealismo en América, la primera parte de la conocida como «trilogía de lo real maravilloso» describe los sucesos más relevantes de la historia de Haití desde finales del siglo XVIII hasta mediados del XIX. En un tono a caballo entre la crónica colonial de minuciosa descripción y la fantasía más delirante, la novela da cuenta de una maravillosa síntesis de la historia haitiana. 

Los acontecimientos, absolutamente fieles a la realidad, se desarrollan según uno de los patrones que más se utilizarán en las narraciones de lo real maravilloso: el tiempo cíclico. El continuo flujo de la historia, que describe un círculo por cada vez que el hombre intenta rebelarse contra el poder, aparece a lo largo de una narración hecha desde el recuerdo de Ti Noel, un esclavo negro que asiste al desarrollo de diferentes rebeliones de los hombres y que, desde la senectud, llega a una conclusión acerca de su comportamiento en el reino de este mundo.

Por encima de todo, el mensaje subyacente a la novela, no obstante la insistencia en el carácter cíclico de la historia y en la visión maravillosa de la realidad, es el choque entre dos culturas, y con este, la necesidad que tiene el hombre de imponerse «Tareas» para arreglar un mundo sin arreglo. El destino del hombre, parece decirnos Carpentier, es caerse y levantarse constantemente: de ahí la necesidad de arreglar el mundo en un tiempo de continuo regreso sobre sí mismo, de buscar la justicia de una realidad siempre injusta.

Una lectura más que recomendable, por supuesto, como punto de partida para el conocimiento de un estilo literario que marcó un antes y un después. Una base imprescindible para conocer la obra de Alejo Carpentier, particular y universal a partes iguales.