jueves, 20 de marzo de 2014

Suspiros y siseos

                       Susurra, siempre solo en su sordera,
                       sus santas sensaciones. Su sonoro
                       silencio siembra el signo que yo añoro:
                       el silbo rosa de la primavera.

                       Se sabe como un sol, y desespera
                       si siente hacia tus sueños un decoro,
                       pues sufre mientras se alza con su lloro
                       el sitio de tu suave y vil cadera.

                       Se salen los siseos de su boca,
                       se vuelve cuerdo cuando estabas loca
                       si al darte nombre su hilo de voz mengua.

                       Le secan la saliva sus sabores,
                       los cantos libres de esos ruiseñores,
                       los vientos que se esconden tras su lengua.