martes, 30 de junio de 2009

Tiempo

La otra noche, aterrado
mi cuerpo ante el espejo,
atónita mi mente,
sibilante el viento,
la luz y el agua dulce
bañaban mi miedo.
................Entonces supe
que la vida era un desierto
y el sol, que acechaba, .........
...........los latidos del cuerpo.

Rompió a llorar la imagen disecada
..................y muerto
me vi.................
............................Muerto.

El joven imberbe que había mirado
el color rojizo de mis lágrimas,
tornóse en un eterno gesto
de melancolía, nostalgia
....................y desaliento.

Creció su barba, y su pelo
se extinguió con el transcurso
de los años,
.........y luego
su rostro se arrugó,
su corazón lento,
sus ojos entrecerrados,
sus labios quedos.

Esta mañana, ante el cristal,
................mi reflejo,
rociado por el alba
..............y por mi aliento,
me dijo, sin palabras:

«No te enfrentes al tiempo.

Él no hiere:

.................sólo pasa».