sábado, 19 de marzo de 2011

Rostro de vos - Mario Benedetti

No tengo muchas ganas de escribir. Esta entrada, con un poema de Mario Benedetti titulado "Rostro de vos" y recitado por Darío Grandinetti, protagonista de la película de Eliseo Subiela El lado oscuro del corazón (magnífica película, por cierto), quiero dedicársela a Susana, que durante nuestra estancia en Grecia me ha mostrado cuánta amistad guarda ese corazón.


Buenos días.

Jorge Andreu

8 comentarios:

Kondoshielos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kondoshielos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kondoshielos dijo...

Me ha gustado mucho el video, y no te preocupes, el tiempo pasa rápido y lo cura todo :).

Un abrazo!


(Mi explorador está loco y me pone símbolos raros..., jajaja).

Susana dijo...

"Tengo una soledad taaan concurrida..."
Aún así, me gusta mucho más cuando lo recitas tú.
Me alegro muchísimo de haber compartido este viaje contigo, desde el sitio en el autobús hasta las risas, pasando por inolvidables sesiones de poesía butardesca y todos los sublakis del mundo. Muchas gracias por todo, no sabes cuánta ilusión me ha hecho.
Un besazo.

Jorge Andreu dijo...

Gracias, Sara. Un placer que te haya gustado el vídeo, deberías ver la película.

Un abrazo.

Jorge Andreu

Jorge Andreu dijo...

Susy, tenía que enseñarte este vídeo, era muy importante y me ha dado vida durante el viaje, como tú. Me alegro de que te guste, aunque te guste más cuando lo recito yo, jeje. Podría proponerme recitar poesía butardesca. ¿Se me daría bien?

Un beso enorme.

Jorge Andreu

Saramaga dijo...

Me encanta Benedetti, así que me encanta tu entrada. Hace poco descubrí esa peli en youtube buscando poemas recitados de Benedetti, aunque no la he visto entera, pero si la recomiendas habrá que ponerse ahora.
Un abrazo!

Jorge Andreu dijo...

Saramaga, te gustará. Tienes una sensibilidad parecida a la mía, así que creo que disfrutarás de la película. Aparecen muchísimos poemas de Benedetti y de Oliverio Girondo, que merecen la pena. Ya me contarás.

Un abrazo.

Jorge Andreu