martes, 7 de febrero de 2012

Charles Dickens - Canción de Navidad (A Christmas Carol)

Como decíamos ayer… este año me he propuesto una serie de objetivos intelectuales, como el de leer cada mes un total de cuatro libros de diferente rama: una novela o libro de relatos, un poemario, un ensayo y una obra de teatro; objetivo al que se suman otros que también intentaré llevar adelante. Pero aparte de estos proyectos, tengo uno que me quita el sueño y arrastro otro antiguo que consiste en leer, cada invierno, una obra de Charles Dickens, porque creo que es la mejor época para ello. Por eso, sólo por eso, he decidido no sumarme al reto propuesto por Carmen.

Como todos sabéis, este año se celebra el bicentenario del nacimiento del escritor victoriano Charles Dickens (1812-1870). Autor de obras de lectura obligatoria como Tiempos difíciles, Oliver Twist, David Copperfield, Historia de dos ciudades y Grandes esperanzas, tuvo una infancia difícil que le sirvió de motivo para muchos de sus personajes. Cuando empezó a escribir novelas por entregas, se convirtió en uno de los escritores ingleses mejor valorados, y aún lo es en la actualidad. Los críticos han alabado el carácter de sus personajes, los ambientes y la crítica social de sus novelas, y es algo a tener presente, pues cuando nos asomamos a una novela de Dickens tenemos la sensación de entrar en un terreno frío y triste que no se despegará de nosotros, que nos hará experimentar toda una gama de sensaciones y nos dejará una huella indeleble. Ya sabéis, esas cosas que consiguen los verdaderos escritores.

Estas navidades, mi chica, tras su lectura, me prestó este librito delicioso: Canción de Navidad, también conocido como Cuento de Navidad. No sé si será mi única lectura de Dickens de este invierno, puesto que el año que corre es especial, pero en cualquier caso, si hay otra será antes del cambio de estación.

Canción de Navidad (A Christmas Carol) nos cuenta la experiencia que en la noche de Nochebuena tiene Ebenezer Scrooge, un anciano avaro y feliz, con el fantasma de su antiguo socio Jacob Marley, quien se le aparece para hacerle ver a tres fantasmas, los de las navidades pasadas, presentes y futuras, cada una con un mensaje en relación con su vida social, con el objeto de causar un importante cambio en la personalidad de Scrooge.

Podemos considerarla una novela de aprendizaje, ya que Scrooge cambia su conducta después de ver las consecuencias de su comportamiento gracias a la narración del fantasma de las navidades futuras. Cuando una persona se ha portado mal en el pasado y lo sigue haciendo en el presente, lo único que le queda es esperar un futuro muy oscuro: eso es lo que le sucede a Scrooge, quien, para evitar la situación futura de su familia, decide cambiar su conducta. De ahí que la evolución del personaje, con un carácter agrio al principio de la narración, hacia un intento de buscar la felicidad suya y la de su familia, pueda relacionarse con la Bildungsroman.

El libro, dividido en cinco “estrofas“, con la estructura tradicional del cuento (presentación, nudo y desenlace), nos ofrece la descripción psicológica de Scrooge(primera estrofa), una persona que, a partir de los ejemplos de los tres fantasmas (segunda, tercera y cuarta estrofas), toma una decisión de vital importancia para su futuro (quinta estrofa). Así pues, pese a que podemos conocer el final de antemano, lo importante es contemplar el procedimiento narrativo: un relato cuyo interés aumenta hasta la última estrofa; un personaje que observa su situación por orden de un viejo amigo y experimenta una transformación de su carácter; una serie de recuerdos y visiones que desembocan en las posibles consecuencias de su historia personal; una prosa que avanza frase a frase sin detenerse en pasajes superficiales. Con todo, el final emociona aunque pueda adivinarse.

En definitiva, creo que es un libro de lectura recomendable, más ligero que otros, aunque ello no le resta importancia dentro de la obra del autor. Me parece que a día por estrofa puede proporcionar una semanita agradable.

Jorge Andreu

4 comentarios:

Sombragris dijo...

SI QUE ES UN LIBRO MUY RECOMENDABLE A PESAR DE LAS MIL Y UNA VERSIONES CINEMATOGRÁFICAS....NO HAY COLOR...EL LIBRO DE DICKENS ES GENIAL COMO CASI TODO LO QUE ESCRIBIÓ ESTE GENIO...ME HA GUSTADO MUCHO TU ENTRADA DE UNO DE MIS AUTORES FAVORITOS...UN ABRAZO JORGE

Jorge Andreu dijo...

Alfonso, me alegra saber que es uno de tus autores favoritos, y no es para menos. De las versiones cinematográficas no vamos a hablar: Dickens era escritor, y lo que ha de interesarnos es su literatura, ¿o no? Comparto el gusto contigo, amigo mío. Espero que nos veamos pronto.

Un abrazo

Jorge Andreu

Aura dijo...

¡¡Hola Jorge!!

Hace poco que se cumplieron 200 años de la muerte de este genio literario que nunca olvidaremos: Dickens. Sus obras son estremecedoras y brillantes como él mismo. También supe de él que ayudó a mucha gente en malas condiciones de vida, y les dio otra oportunidad para cambiar su rumbo. Sus labores en todos los ámbitos son excepcionales.
Por cierto, he publicado nuevas entradas en "Hálito de Aura", me encantaría que te pasaras por el blog y las leyeras...

Un beso enorme

Aura Cano

Jorge Andreu dijo...

Hola, Aura.

Me alegro de que vuelvas por mi blog después de un mes sin publicar nada. Este año lo retomo con unas perspectivas diferentes, y las reseñas literarias serán buena parte del contenido. Quería empezar con Dickens por varias razones: primero, porque es un gran escritor; segundo, porque he cumplido mi objetivo de leer una obra suya cada invierno; y tercero, porque se cumplen 200 años (precisamente el día que publiqué la entrada se cumplían esos doscientos años). Me alegra saber que te gustan sus libros, porque es uno de los escritores con mayúsculas de todos los tiempos.

Un beso

Jorge Andreu