martes, 19 de febrero de 2013

Los papeles de Marcel (XIX)

                       Por fin pueden mis manos vibrar junto a las notas,
                       como esponjas mojadas de recuerdos,
                       después de someterse a la tortura
                       de la quietud.

                       Por fin las huellas negras sobre una partitura
                       me dicen cuánto nos han extrañado.

                       Y llena la caverna de destellos
                       su resultado:
                       se han hecho las caricias de la lluvia tranquila
                       pedazos de luz tras las nubes,
                       vuelve a cantar el tráfico detrás de las ventanas
                       y vuelve a respirar la noche
                       en el silencio que me habita.

                       Por fin conozco el timbre de mi voz,
                       el cuerpo de papel
                       que acaricio con la nostalgia
                       de un tiempo andado
                       a paso lento.

M. Camino