lunes, 22 de abril de 2013

Los papeles de Marcel (XXV)

                      Amanece la semana a diez kilómetros por hora.

                      El viento recibe con su mejor bienvenida
                      a aquel corredor de negro y azul
                      como el cielo confuso de las ocho.
                      Las olas lo acompañan y lo empujan
                      a luchar contra los pulmones,
                      combate ya perdido de antemano.
                      Suena el gong…
                                —¿o son bocinas de coches?
                      ¿O acaso el trote al coincidir
                      con el ritmo de la respiración?

                      Suena como un aleteo de moscas,
                      da igual su procedencia.

                      ...

                      El corredor, la boca abierta
                      después de soportar tamaño esfuerzo,
                      se conforma al saber que en la otra orilla
                      encontrará la paz que busca,
                      un asomo de placidez
                      que lo espera al final de la escalada.

                      Entonces, amanece.
                      Y el sol lo encuentra suplicando
                      por llegar con aliento
                      al último peldaño.

M. Camino