lunes, 1 de abril de 2013

Los papeles de Marcel (XXIII)

A Ana María Lobo

                         Ojalá temblara el reloj
                         como temblaban tus pestañas
                         la noche en que más nos amamos
                         debajo de las mismas sábanas,
                         dejando fluir los minutos
                         por encima de la fragancia
                         que el tictac de tu pecho ahogó
                         cuando me entregaste tu magia.

                         Por eso, ahora que los segundos
                         me exprimen hasta las entrañas
                         y quiero hacerlos temblar como
                         me tiembla a veces la garganta
                         al decirte que el mundo es nuevo
                         cada vez que me das tu gracia,
                         ¡vuela conmigo por las horas
                         que se detienen si me abrazas!

                         Y que la noche nos descubra
                         besándonos bajo la almohada.

M. Camino