jueves, 7 de noviembre de 2013

                         DEL MANTO AZUL, CORONA DE ESTE MUNDO,
                         donde se esconde el rey de la belleza
                         como un niño en su infinita grandeza,
                         en busca del sosiego más profundo;

                         del vasto espejo donde en un segundo
                         la vida de los ángeles empieza
                         para romperse en olas la corteza
                         muy pronto de su pecho moribundo:

                         me tiende el horizonte un dulce beso
                         y la sonrisa de una fiel amante
                         que me abre el alma entera con su llave.

                         Vivir en las palabras el exceso,
                         revuelto en los vestigios de un instante:
                         eso es el mar, quien lo probó, lo sabe.

Jorge Andreu
Del libro Del mar y sus vestigios (2013)