lunes, 11 de marzo de 2013

Los papeles de Marcel (XXI)

                  Luchar contra las mantas
                  bajo este flujo de toxinas,
                  con fiebre y a lo loco.

                  Un sueño de horas infinitas
                  dura un minuto de reloj.
                  El silencio se convierte en silbido
                  mientras las manecillas suenan
                  como campanas, a lo lejos.

                  ¡Tarde de inmensa eternidad,
                  cantan las calles
                  como si me echaran de menos!

                  Cuántos sueños habré de superar,
                  cuántos minutos hondos y serenos
                  habrán de suceder en esta frente…

M. Camino