lunes, 18 de marzo de 2013

Los papeles de Marcel (XXII)

Oficio

                    Papeles, más papeles, más papeles:
                    ni un solo hueco para los sonidos.
                    Cómo cantar desde el silencio.
                                                                   El aire
                    no vibra en las entrañas del papel,

                    sólo se intuye, como un hilo débil
                    de luz por la rendija de una puerta.
                    El salón es silencio si termina
                    mi voz sobre los pliegos manuscritos:

                    ¿cómo nombrar, entonces, el silencio?
                    Si lo nombro y no existe, si lo canto
                    tan sólo en mi interior porque no vibra,

                    ¿de qué será este ardor que se insinúa
                    entre papeles y papeles? ¿Cuántas
                    voces habrán de ser rugido en vano?

M. Camino