viernes, 18 de junio de 2010

Elegía a José Saramago

Esta mañana, a las 12.30, ha muerto José Saramago, uno de mis escritores favoritos y el de muchos, único premio Nobel de literatura en lengua portuguesa de la historia, una pluma sensible hasta la médula. No he podido aguantar las palabras ni las lágrimas, y he escrito unos versos a modo de despedida. Como si sólo mereciera eso… Y aquí los dejo. Sé que no son gran cosa, pero por más pensamientos que guardaba mi cabeza, sólo esto he podido transcribir al papel.

Elegía a José Saramago

No sé cómo será mi biblioteca
después de este momento inesperado
que ha puesto sal en mi garganta seca:

la muerte de repente te ha llevado
cogido de su mano a la ribera,
y vas por el destino maniatado.

Ahogar mi grito en tus hombros quisiera
con toda mi amargura haciendo eco
alrededor de un monte, en la ladera.

Detrás de ese paisaje tengo un hueco
que se ha quedado esta tarde vacío,
y un nudo en la garganta, también seco.

Hoy llora hasta mi perra, porque el frío
penetra en nuestros huesos y las telas
tampoco nos curan del desvarío.

Enciendo por tu nombre estas dos velas
y estas palabras mando a un mensajero:
jamás me olvidaré de tus novelas.

Así sabrá la gente lo que quiero:
tenerte en mis recuerdos para siempre,
compañero del alma, compañero.




Jorge Andreu
Para José Saramago, in memoriam.

18 comentarios:

Eva dijo...

Siento haberte saludado hoy con esta noticia.

Jorge Andreu dijo...

No importa. ¿Qué ibas a hacer? Acababas de enterarte. Yo habría hecho lo mismo.

Mª Teresa Sánchez Martín dijo...

Hermoso homenaje. Yo también he sentido mucho su muerte, le admiro como escritor y como persona excepcional, inteligente y comprometida.
Nos queda su palabra que no morirá.

Saludos

Jorge Andreu dijo...

Gracias, Teresa. Suerte que sea cierto eso de que los escritos permanecen: nos quedan muchas de sus obras, que han sido la mitad de su vida. Y el recuerdo. Ya es algo.

¿Tú también piensas que al coger un libro suyo ya no lo leerás del mismo modo? Porque yo llevo toda la tarde con eso en la cabeza y pensaba desde hace unas semanas releer su última novela.

Un abrazo, amiga mía.

Jorge Andreu

gadi dijo...

La literatura está de luto. A la industria pronto se le olvidará sacando ediciones más caras de sus novelas más desconocidas, pero siempre quedará en el corazón y la memoria de sus lectores más fieles.

Aunque no es lo mejor que te he leído, cuanto menos es un homenaje sentido, y en estos momentos es lo que más cuenta.

Saludos.

Jorge Andreu dijo...

No pasaré por las manos de la industria. Tengo en la estantería ocho de sus novelas, más una que he prestado a una amiga, y las próximas que me compre serán ediciones iguales que las que hasta ahora he comprado: ediciones de bolsillo, de punto de lectura, que se pueden llevar a cualquier parte, porque a Saramago hay que llevarlo a todas partes. Sus libros son un tesoro del que nunca me desharé, porque son libros dignos de relectura. La literatura, como dices, está de luto. Yo también.

Es cierto que no son mis mejores versos, pero probablemente, si hubiese intentado sacar mis mejores versos de dentro, no habría publicado esta entrada para hoy y el homenaje habría llegado demasiado tarde. Aunque, claro, "siempre acabamos llegando a donde nos esperan", como dice la cita de su penúltima novela, muy, pero que muy divertida.

Un abrazo, amigo mío.

Jorge Andreu

Alberto Cancio García dijo...

Cuántos quisieran irse a la tumba habiendo ofrecido a la Literatura y a la Historia ni la mitad... Saramago no ha muerto... Saramago está ahí, sobre esa balda de madera, y sobre aquella otra también. Si hubiera muerto no nos habríamos enterado.

Jorge Andreu dijo...

Saramago está tan vivo aún como Ángel González y como Cervantes, amigo Cancio. Sus libros tienen vida, y eso es lo que hace falta en un buen escritor. Nos ha dejado la persona de Saramago, pero el escritor sigue abrigado en nuestras estanterías, acompañado, además, por Kafka, a quien tanto admiraba.

Un abrazo, Alberto.

Jorge Andreu

mariajesusparadela dijo...

Estamos de luto, Jorge.
Pero él se queda con nosotros para siempre.
Kaplan, de "Robinson de Itaca"(lo encuentras entre los comentaristas de mi blog) pone hoy su discurso en Suecia, una gozada.
Blue ,Laura y Miguel Angel (también entre mis comentaristas), ponen un corto de animación gallega, hecho y narrado por él.

Darilea dijo...

Tengo muchas de sus poesías y acudo a ellas a menudo, ahora lo haré con un halo de tristeza.
Un besito Jorge, bonito homenaje al gran Saramago.

Jorge Andreu dijo...

Gracias, María Jesús. Buscaré entre tus comentaristas para disfrutar como tú. Ciertamente estamos de luto. Se nos ha ido uno de los grandes, pero las cosas son así. Al menos nos quedan sus libros.

Un abrazo.

Jorge Andreu

Jorge Andreu dijo...

Darilea, yo creo que independientemente de su muerte, Saramago es un autor a quien hay que acudir de vez en cuando. Gracias por venir a leer esta humilde elegía, más humilde que elegíaca.

Un abrazo.

Jorge Andreu

Isabel Martínez dijo...

Me has puesto los pelos de punta, Jorge. También se me escaparon las lágrimas ayer, al mediodía. Y eso que lo he descubierto hace muy poco, como bien sabes.
Leámolo, querámoslo. Es nuestra mejor ofrenda y nuestro más grande tributo a su memoria y a su persona.

Jorge Andreu dijo...

Tienes razón, Isabel. Leyendo con cariño a un escritor podemos recordarlo como se merece. Creo que más de uno adelantará títulos para este verano, yo entre ellos.

Un abrazo.

Jorge Andreu

Eria.. dijo...

Me gustaba más escucharle hablar que leer sus libros. Ahora tendremos que conformarnos con lo que dejó escrito. Que no es poco.

Jorge Andreu dijo...

Escuchar hablar a Saramago era entrar en un trance del que costaba luego salir. A mí también me gustaba mucho escuchar su voz. Pero también me encanta leer sus novelas, y es, por desgracia, lo único que con este autor todos podremos hacer a partir de ahora. Gracias por venir, Eria.

Un saludo.

Jorge Andreu

Saramaga dijo...

¡Hola Jorge!
He descubierto hoy tu blog con tus relatos y poemas, y me han gustado mucho. Aprovecho, para saludarte, esta entrada-homenaje a Saramago (uno de mis escritores preferidos, por si no lo has notado en mi nick ;-), y al que me dio mucha pena despedir, al igual que a Mario Benedetti) Te sigo leyendo.
Un beso.

Jorge Andreu dijo...

Saramaga, me alegra saber que compartimos un gusto especial por un gran escritor. Dos, diría yo, porque también me gusta mucho Benedetti, aunque a éste lo he leído menos. Gracias por seguirme, será un placer recibir tus comentarios.

Un beso.

Jorge Andreu