viernes, 6 de agosto de 2010

Me voy de vacaciones (y algunos cambios)

Queridos amigos:

Escribo esto para avisar de una ausencia inminente. Sucede que el domingo, a las 8 de la mañana, parto junto con un amigo rumbo a Santander. Nos han becado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo para hacer un curso sobre José Hierro, mi poeta favorito, que durará desde el día 9 hasta el 13. Volveré el sábado 14 de agosto y, según la experiencia, escribiré sobre esos días. Mientras tanto, lo más probable es que no escriba nada para este blog: escribiré poesía y, si el tiempo me lo permite, algún relato, pero todo será para guardarlo y revisarlo para un proyecto que me ronda la mente.

Dicho esto, voy a hablaros de algunos cambios que habréis podido contemplar desde esta mañana. La columna de la derecha se ha poblado de portadas de libros: el cuadro titulado «Estoy leyendo» se ha dividido en varios apartados. Donde dice «Sillón de lectura» colocaré, a partir de ahora, el libro que leo en casa cada tarde después del almuerzo, una hora sagrada para la literatura mientras se reposa la comida. Por ejemplo, en este momento ese hueco lo ocupa La muerte de Virgilio, de Hermann Broch. El apartado inmediatamente inferior está dedicado a mi «Compañero de viaje», esto es, el libro que voy a leer mientras viajo en tren o en autobús. Ahora mismo este hueco lo ocupa Una cuestión personal, de Kenzaburo Oé. Otro rincón he reservado para la poesía: «Mesita de noche», donde pondré el poemario que leo cada mañana para sentirme vivo (un poema por la mañana me revitaliza y me hace ver el día de un modo diferente). En este caso, las Poesías completas (1947-2002) de José Hierro. Y por último, he añadido otro apartado titulado «Escritorio», donde pondré los libros que utilizo para estudiar o las lecturas que requieren anotaciones, como por ejemplo El ruido eterno, de Alex Ross, un ensayo sobre la música del siglo XX que utilizo para una de las asignaturas del conservatorio.

Los cambios de lecturas se deben a varios motivos: por un lado, ya pensaba hacerlo desde hace tiempo porque a partir de septiembre, cuando los exámenes dejen de saturarme, emprenderé lecturas de filosofía y ensayos de diferentes temáticas que requieren paciencia y concentración y que, por tanto, no podré leer en el autobús; y por otro lado, puesto que el domingo me voy a Santander y es un viaje bastante largo, de 10 horas en tren más un trasbordo de 5 horas, no voy a leer a Hermann Broch durante 5 horas seguidas, primero porque es un libro cuya lectura, creo, ha de hacerse como mucho de 20 en 20 páginas (pues de lo contrario la concentración vuela), y segundo porque el mundo es muy bonito y los cristales, transparentes, de modo que disfrutaré mirando la tierra que nunca he pisado —quizás así se me ocurra algún poema.

Estos son los cambios que he realizado para el blog. Como veis, meramente informativos, por si alguien siente interés en qué libro leo a cada momento. No sé a vosotros, pero a mí me gusta ver los libros que lee la gente y no puedo evitar dirigir una breve mirada al viajero que lleva un libro en las manos. Y como ya colocaba la portada de cada libro en el hueco de «Estoy leyendo», he decidido dar más amplitud al hueco de las lecturas, que son una parte esencial de la vida. Por lo demás, todo seguirá como estaba, y espero que por mucho tiempo.

Un abrazo muy fuerte a todos, y espero veros a la vuelta.


Jorge Andreu

7 comentarios:

Eva dijo...

=)
ya te echo de menos

Jorge Andreu dijo...

Yo también. Estaré de vuelta en lo que se recita un poema, verás.

Eva dijo...

Sabes que siempre se me hacen largos.. =)

nykaa dijo...

A mí también me gusta ver lo que lee la gente,así que me gusta la neva recolocación de tu "casita".Besos y nos "vemos" a la vuelta.Qué disfrutéis del viaje!!!!

Jorge Andreu dijo...

Hola, Nyka.

Pues la verdad es que estoy disfrutando muchísimo en el viaje. He escrito algunos poemas y me han surgido ideas para relatos cortos. Y además estoy aprendiendo mucho y conociendo a gente muy interesante. Sobre lo que dices de la nueva estructuración de mi rincón, coincido contigo: en el autobús miro los títulos que lee la gente, y a veces me llevo gratas sorpresas.

Un beso.

Jorge Andreu

AROBOS dijo...

Felices vacaciones. Nos vemos a tu vuelta. Saludos.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Enhorabuena por esa beca, que espero que hayas disfrutado mucho. Por lo que he leído en los comentarios, así ha sido y me alegro de veras.

Jorge, me encanta tu amor por la lectura, la mejor fuente para un alma literaria siempre sedienta, tú lo sabes.

Besos enormes y orgullosos por ese logro tuyo de poder estar en Santander, en el seminario sobre el gran José Hierro.