jueves, 19 de agosto de 2010

Regreso de las tierras cántabras

He vuelto. Hace ya casi una semana de todo aquello, pero el tiempo me ha impedido detenerme a escribir mi experiencia. Aunque mi verdadera experiencia la escribiré con más detenimiento en cuanto disponga de una tarde libre con el mar de fondo y la compañía del viento en un campo cercano a mi casa.

Visité cada rincón de Santander: el puerto, el sardinero, el faro, la Magdalena y todo lo que pilla de camino. Sólo me faltaron las tabernas, que serán mi asignatura pendiente para la próxima vez (pediré, como mi buen amigo Adrián ha dicho en su blog, la beca completa para el próximo verano, y si hay suerte y seguimos con buen expediente académico, volveremos por las tierras del norte, donde hemos dejado recuerdos, palabras, fotos y un amigo colombiano, poeta de espíritu bohemio).

(Península de la Magdalena desde lejos)

El curso ha sido espectacular: cada conferencia ha aportado un buen grano de arena, información que hemos asimilado para leer de otra manera la poesía de José Hierro. Los conferenciantes, en su mayoría expertos en el tema y, además, buenos oradores, han contribuido a mantenernos los ojos abiertos durante las nueve sesiones, los cinco días del curso. Philippe Merlo Morat, Pedro J. de la Peña, Jesús Barrajón, Alberto Santamaría, Inés Fonseca y Jaime Siles, entre otros, son los nombres de los ponentes que han hecho de mi lectura de Pepe Hierro —ahora sí— algo verdaderamente enriquecedor. Rectifico, ahora que he dicho los nombres, mi comentario sobre Fanny Rubio que hice unos meses atrás: esta vez no ha sido una conferencia “aburrida y egocéntrica”, como dije, sino que se ha mostrado más académica y ha aportado información valiosa sobre la trayectoria poética del autor estudiado, añadiendo, claro está, su toque personal, aunque no en exceso.

Hemos conocido a gente muy interesante: ya he hablado de nuestro amigo colombiano, Diego, que tuvo la amabilidad de regalarnos sus dos poemarios, pero además hemos conocido a Joaquín Hierro (y a las hijas de éste, encantadoras) y a Marián Hierro (hijos del poeta), que nos han facilitado un medio de contacto para cuando llevemos a cabo algún estudio sobre la obra de su padre —estudio que ya tengo planteado desde el primer día del curso, gracias a la excelente conferencia del profesor Philippe—. También hemos tenido ocasión de hablar con Inés Fonseca, quien también nos ha proporcionado una forma de dirigirnos a ella por internet, y como no iba a ser menos, hablando de famosos, he tenido ocasión de compartir unas palabras con Sofía Nieto, a quien encontramos por casualidad en la cafetería.

(Con la familia Hierro)

(Con Sofía Nieto)

(Con Luis Sepúlveda)

La naturaleza de allí es maravillosa. Hemos contemplado el mar largas horas, acompañados por la brisa de una semana fresca de verano, que era de agradecer, pues en el sur el calor es sofocante. Escribí algunos versos gracias a aquellas vistas, y tanto mi amigo como yo hemos retomado las ganas de escribir relatos, pues varios han sido los acontecimientos y varias las ideas que se nos han ocurrido. En fin, todo un placer que esperamos volver a experimentar, un placer del que ahora me queda la nostalgia.

(Palacio de la Magdalena entre un palacio selvático)

El blog volverá a su actividad habitual, en especial después del día 3 de septiembre —justo después de terminar los exámenes del conservatorio y de comprarme la nueva novela de Almudena Grandes—, así que agradezco la presencia de todos los que estén tras la pantalla, y si hay nuevos lectores después de este viaje, me sentiré muy halagado y espero que disfruten de mis cafés —solos, siempre, con dos de azúcar.

Un abrazo a todos.


Jorge Andreu

Agradezco las fotos a Adrián (Gadi)

9 comentarios:

Aleda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aleda dijo...

Vaya, Jorge. Me alegro muchísimo de que hayas disfrutado de tales experiencias en tierras del norte. Aquí el calor no resulta demasiado inspirador, la verdad.
Siempre viene bien aprender más y más sobre todo aquello que nos apasiona, así que supongo que la experiencia ha sido realmente enriquecedora para tu poético espíritu.
Espero ansiosamente el 3 de septiembre para seguir leyendo tus letras.

Un abrazo, Aleda.

Jorge Andreu dijo...

Hola, Adela. Me alegra mucho ver tu comentario aquí: eso significará, espero, que vas bien con los estudios para septiembre. Como dices, es un placer aprender más y más sobre algo que nos gusta, en este caso sobre la poesía de José Hierro y sobre él mismo como persona (hubo una sesión en que el compositor Eduardo Rincón contó su experiencia en la cárcel junto al poeta y fue verdaderamente estremecedor, se me saltaron las lágrimas más de una vez). Estos días han enriquecido mi espíritu, como dices, poético: me han dado ganas de hacer muchas cosas que espero llevar a cabo pronto.

Un fuerte abrazo, y gracias por venir.

Jorge Andreu

madison dijo...

Jorge, que alegria verte de nuevo; me alegro mucho de que te haya ido tan bien.
Se te ve feliz y muy entusiasmado.
Besos

Jorge Andreu dijo...

Gracias, Madi. Es cierto: estoy feliz y muy entusiasmado. He conocido a gente muy interesante y he visto rincones cuya existencia desconocía por completo y que me han entusiasmado aún más. Eso, mezclado con la poesía de Hierro leída frente a las olas que él tanto amaba, me han motivado para hacer muchas cosas.

Un abrazo.

Jorge Andreu

Vero dijo...

Bievenido, qué pinta tan buena (Santander y el curso).

Saludos,

Jorge Andreu dijo...

Gracias, Vero. Muy buena pinta: todo, absolutamente todo, era bonito allí. Cuántas ganas de repetirlo.

Un abrazo.

Jorge Andreu

María dijo...

Hola Jorge! La verdad que por tus entradas se nota que has disfrutado de Santander y de la poesía.
Suerte en los exámenes y esperamos tu vuelta al igual que la nueva novela de Almudena Grandes.

Un beso!

Jorge Andreu dijo...

Gracias, María. Pues sí: he disfrutado muchísimo allí. Espero que tras los exámenes pueda dedicarme a escribir un pequeño diario de viaje con mis impresiones, entonces veréis de verdad qué he pensado durante esos días.

Un abrazo.

Jorge Andreu

PD: He visto en tu blog que estás leyendo el Atlas de geografía humana. A mí es uno de los que menos me gustó, fíjate. Pero bueno, ya me contarás:)