lunes, 5 de agosto de 2013

Los papeles de Marcel (XXIX)

                        La mañana recibe mi bostezo
                        como quien cede el paso a la impostura.

                        Cobran vida los bares de la plaza
                        y se llenan de voces y pedidos,
                        mientras dos bocas comparten recuerdos
                        de una noche de fiesta, allá en un banco.
                        Son ceniza de la llama que ayer
                        ardiera como el sol bajo las nubes,
                        y hoy esperan, con resaca de carne,
                        el bocado de lumbre en sus secretos.

                        Sus palabras se mezclan con el pan
                        y los pasos de un pobre transeúnte.

M. Camino