lunes, 16 de diciembre de 2013

Los papeles de Marcel (XXXVII)

               Que el aire me congele los pulmones
               de fumarme el atardecer
               a tres zancadas por aliento.

               Cansado de alumbrar, el cielo vierte
               su frío encanto sobre la calzada.
               Las luces de los coches
               detienen su esplendor en un espacio
               de apagados colores en la noche.

               Se acerca el invierno con su muralla
               invisible al otro lado del sol
               mientras se aleja el día, espectro de horas
               enfundadas en un guante de piel.

M. Camino